0 0
Todavía no hay productos en tu cesta
0 0
Mi cesta
Todavía no hay productos en tu cesta

Luca Rossi, de Lenovo, vaticina que la tecnología dará forma a la nueva realidad híbrida en 2022

Luca Rossi, presidente del grupo de dispositivos inteligentes de la compañía, analiza en el siguiente artículo cuáles serán las tendencias tecnológicas que marcarán este nuevo año, que acaba de comenzar. Rossi pronostica que las contraseñas quedarán relegadas a un segundo plano por la autenticación mediante Inteligencia Artificial, la sostenibilidad en lo que respecta a la fabricación de producto continuará presente en este año y los monitores pasarán a ser plegables y abatibles, y en el ámbito de la salud, la IA y la tecnología servirán para ofrecer una atención virtual más personalizada y una medicina más precisa.

Con la mirada optimistamente puesta en el 2022, reflexionamos sobre todo lo que hemos aprendido en el último año con la pandemia y vaticinamos cómo todo lo aprendido afectará a las tendencias tecnológicas del mañana.

Nos espera un gran futuro por delante, uno con más soluciones para los modelos de trabajo híbrido y una especial atención en la tecnología como una fuerza positiva.

1. El trabajo desde casa pasa a ser el trabajo desde cualquier sitio:
El año pasado predijimos que el fenómeno del trabajo desde casa se aceleraría. Nos hemos centrado en la movilidad y la experiencia del usuario y del cliente en los últimos años, ya que esperábamos que el impulso en torno a las fuerzas de trabajo distribuidas continuara creciendo, pero en el futuro, seremos más inteligentes y flexibles al respecto. Vemos cómo el trabajo remoto se vuelve híbrido y el trabajo desde casa se convierte en trabajo desde cualquier sitio a medida que las personas y las empresas continúan pensando más allá de la oficina. La investigación de Lenovo muestra que el 83% de los responsables de TI esperan que, en el futuro, al menos la mitad del trabajo se realice fuera de una oficina tradicional. A medida que esta nueva realidad sigue tomando forma, la tecnología tendrá un papel decisivo en la creación de eficiencias y oportunidades que transformen nuestro trabajo y nuestras vidas:

  • Veremos más productos, soluciones y servicios diseñados para la experiencia del empleado, donde la oficina será un destino de colaboración y se protegerá la sensación de espacio personal que hemos venido experimentando al trabajar desde casa. Los nuevos diseños de oficina y la tecnología de audio y vídeo prepararán el camino para configuraciones de reuniones flexibles y nuevos modos de crear conexiones sociales.
  • La inteligencia artificial (IA) seguirá beneficiándonos, aunque vaticinamos que su capacidad para eliminar los ruidos de fondo, como perros ladrando, sirenas de ambulancias y el cortacésped del vecino durante las videollamadas podrían estar entre las aportaciones menos reconocibles del futuro de la colaboración.
  • La realidad aumentada (RA) creará espacios de trabajo inmersivos para los empleados, estén donde estén, con innovaciones como las gafas inteligentes ThinkReality A3 que pueden crear experiencias de aprendizaje interactivas, entornos multipantalla y mejorar la productividad.
  • Otras tecnologías emergentes, como la realidad virtual (RV), el procesamiento natural del lenguaje, el audio espacial, los sensores, las cámaras traseras en ordenadores y la suite de herramientas de colaboración inteligente de Lenovo continuarán cambiando el modo en que los empleados interactúan con la tecnología y con los demás, transformando el concepto de «lugar de trabajo» y «trabajadores» en modos que les permitirán integrarse fácilmente y alcanzar el éxito como una sola persona.
  • Cada vez más empresas cambiarán su modelo de gasto para mejorar la infraestructura de TI. Se inclinarán por servicios externalizados y gestionados cada vez más seguros mediante modelos de adquisición de TI de DaaS (dispositivo como servicio) para apoyar a sus equipos a la hora de seguir el ritmo de la transformación digital y el aumento de las demandas. Se incrementarán las opciones de pago por uso y por consumo de soluciones que permitan a los clientes centrarse en los resultados del negocio, y el soporte a nivel de sistema se moverá a un distribuidor o proveedor de servicios de nube. El año pasado predijimos que DaaS crecería gracias a los ahorros en costes, pero este año será la complejidad reducida el principal inductor para la adopción de un modelo de servicio gestionado y como servicio.

2. Ya puedes olvidar tus contraseñas:
Hemos pasado de que todo el mundo usara sus contraseñas preferidas a que todas las aplicaciones nos obliguen frecuentemente a actualizar unas contraseñas que nadie recuerda después. Sin embargo, muy pronto entraremos en la era de un mundo sin contraseñas, las cuales son inherentemente vulnerables, y que paradojamente nos mantendrá a nosotros y a nuestros datos más seguros. Después de todo, para que las contraseñas sean efectivas deben ser secretas y, al obligarnos a usarlas, las estamos compartiendo. Si no hay cadenas alfanuméricas que crear, recordar, aferrarse y recrear con regularidad, no podrán robarse mediante phishing ni en el tráfico de internet. No se podrá comercializar con ellas, y no podrán hackearse los enormes repositorios donde se encuentran. También desaparecerá el riesgo que conlleva compartir y reutilizar las contraseñas, e incluso el error humano.

En su lugar, se utilizará una autenticación sencilla mediante IA y tecnologías de sensores mejoradas. A corto plazo, la seguridad de dispositivos basada en infraestructura de clave pública (PKI), como las que ya se utilizan para acceder a nuestras aplicaciones de banca online, y la autenticación multifactorial (MFA) seguirán reduciendo el uso de contraseñas para el acceso a las aplicaciones y los dispositivos. Será la autenticación biométrica, como la huella dactilar, la cara, el iris y la voz, la que se encargue de la seguridad. Dejar atrás las contraseñas convencionales será una de las cosas más seguras que podremos hacer.

3. La tecnología definitiva:
En un momento en que los clientes reclaman a las empresas productos y prácticas más sostenibles, vemos cómo la tecnología ofrece un modo de avanzar inteligente, ayudando a las empresas a construir un futuro mejor para sus partes interesadas, y eso incluye a la parte más interesada de todas: nuestro planeta.

Habrá una mayor disponibilidad de materiales sostenibles que pueden reciclarse, como plásticos, fibras y metales, que pueden descomponerse por si mismos, como los bioplásticos, y procedentes de más fuentes renovables como el bambú, para el desarrollo de productos. Ello permitirá que las empresas cierren prácticamente el círculo del ciclo de vida de los productos. El reciclaje y la optimización de la cadena de suministro se convertirán en algo habitual. El auge de materiales sostenibles también minimizará la necesidad de químicos en el proceso de fabricación y ayudará a reducir la huella de carbono de los fabricantes. El papel del proveedor de TI seguirá transformándose a medida que desarrollemos servicios y soluciones que ayuden a nuestros clientes a neutralizar el impacto medioambiental de su tecnología y les ayudemos a alcanzar sus propios objetivos de sostenibilidad.

También veremos cómo nuevas tecnologías, como las gafas de RA/RV, ayudarán con el tiempo a reducir la huella de carbono. Aparecerán nuevas funcionalidades que ayudarán a los trabajadores remotos a adentrarse en otros emplazamientos, reduciendo los viajes y ahorrando en carbono. También veremos pantallas junto a los ojos y sensores en la cabeza que ayudarán a las personas con diversidad funcional. Usando una combinación de ópticas ajustables y aumentos es posible ayudar a personas con miopía a interactuar con sus PC y smartphones más cómodamente. Estas pantallas también reaccionarán a sensores de voz y movimiento que permitirán la interacción sin la necesidad de habilidades motoras. Por otra parte, con el auge del trabajo flexible, podemos esperar ver cómo la tecnología provoca importantes cambios en cómo y dónde viven, trabajan e interactúan las personas con sus comunidades. Los trabajadores del conocimiento, antes obligados a residir en las grandes ciudades, podrán trabajar desde cualquier sitio. Las organizaciones también podrán replantear y expandir sus esfuerzos de ciudadanía corporativa ofreciendo tiempo y recursos a los empleados inclinados a trabajar desde ubicaciones remotas.

4. Ha llegado (por fin) el momento de los monitores:
Los monitores van a conseguir por fin la atención que se merecen. De hecho, el monitor tendrá pronto todas las características necesarias para ser el nuevo eje central de las oficinas y las casas (por no hablar de las oficinas en casa).

Mediante el hardware más innovador y soluciones de software intuitivas incorporadas a una pantalla, los usuarios podrán realizar varias tareas a la vez de forma sencilla gracias a controles de ventana en una o varias pantallas. Al mismo tiempo, los monitores simplificarán la gestión de recursos remotos para los responsables de TI y representantes de atención al cliente.

Y con el 5G y WiFi 6, en el futuro los monitores (con mayor resolución, nuevas ratios de aspecto y tecnología incorporada para reducir la fatiga ocular) serán más rápidos, sin cables, acabarán con el caos en el escritorio y ofrecerán nuevas posibilidades en un diseño más delgado y compacto. Este hecho es especialmente importante, ya que cada día es mayor el número de monitores que usamos. Los monitores también complementarán otros factores de forma más allá de los PC y ampliarán su funcionalidad para ser compatibles con dispositivos como smartphones y consolas de videojuegos.

5. Dóblalos como quieras:
Al tiempo que incluimos cada vez más los monitores como parte de nuestra configuración para trabajar desde cualquier sitio, los modelos plegables y abatibles estarán generalizados, para que podamos instalarnos prácticamente donde queramos. Con la llegada de la tecnología OLED será posible plegar, doblar o enrollar una pantalla, convirtiéndola en portátil.

Si bien, tal y como señalamos en 2021, ya hemos visto algunas aplicaciones prometedoras de la tecnología durante el último año, deberíamos ahora esperar que el mercado "estalle", como así apuntan algunos analistas al predecir un crecimiento del 500% en el mercado de pantallas flexibles en los próximos cinco años.

Los dispositivos móviles seguirán siendo tendencia, pero también veremos pantallas flexibles para otros dispositivos a medida que su demanda haga bajar los precios. Podemos esperar más opciones de pantallas flexibles para smartphones, tabletas, PC y portátiles, y también nuevas aplicaciones en señalización digital, transporte público y dispositivos de domótica.

6. Nuevos métodos de entrada más intuitivos:
Cuando se desarrollaron los ordenadores, todo era nuevo y revolucionario: sistemas operativos, monitores, ratones y demás. Cada uno de ellos abría nuevas oportunidades y posibilidades que la mayoría no habían tenido en cuenta hasta ese momento. Tan solo un elemento no era nuevo y, de hecho, no había evolucionado mucho que digamos: el teclado sigue siendo el principal método de entrada.

No obstante, por fin otros métodos alternativos están entrando en escena. Pronto veremos no ya una evolución sino una verdadera transformación en la entrada de datos en computación, no solo en la forma sino también en la función, con interfaces más intuitivas al tacto, lápices con información háptica que aportarán experiencias más táctiles, y funciones de voz a texto que se convertirán en las características definitivas del nuevo «teclado».

En algunos casos, los teclados tal y como los conocemos desaparecerán por completo y, en muchos casos, los teclados dejarán de ser necesarios, ya que los teclados en pantalla (OSK) avanzados con funcionalidades hápticas e inteligencia artificial y aprendizaje automático (ML) predictivos serán la tendencia. Pronto veremos cómo la IA aprende del usuario y elabora texto y comunicaciones con tan solo unas palabras clave. Estas nuevas características desencadenarán nuevos modos de comunicarnos, colaborar y crear en las distintas disciplinas, de los negocios a la educación y mucho más. Ello hará que nuestra mente, y la velocidad a la que trabaja, sea el cauce por el que se expresen nuestras ideas, y no nuestros dedos, o el número de palabras por minuto que pueden escribir.

7. La salud lo es todo:
Durante los dos últimos años fuimos anticipando un mayor uso de la telemedicina. Y teníamos razón. En todo caso, la implementación de opciones de telemedicina ha avanzado a gran velocidad debido a la pandemia. Lo que faltaba entonces y lo que ahora es nuevo es la creciente aceptación tanto de consumidores como de profesionales de la salud de estas opciones. Los pacientes y profesionales de la salud ya no dudan en usar la telemedicina. Por eso esperamos ver cómo el panorama de la sanidad continúa avanzando hacia un modelo digital, sobre todo a medida que los wearables, los asistentes de voz y la mayor conectividad se convierten en la norma. Los seguros sanitaros serán más costeables, habrá modelos predictivos para la medicina preventiva, y las recomendaciones proactivas de los dispositivos wearables conducirán a mejores resultados en la salud.

A medida que los pacientes adoptan estas tecnologías, los profesionales de la sanidad, con la ayuda de la IA, también podrán ofrecer la asistencia virtual personalizada que requieren los pacientes para seguir adoptando la telemedicina, y lo harán de una forma más precisa y con mejores resultados. Comenzaremos a ver la asistencia virtual cada vez más presente en las rondas médicas a los pacientes ingresados y la asistencia a domicilio remota, lo que mejorará el acceso al paciente y, lo que es más importante, hará mucho más sencillo y habitual monitorizar sus constantes vitales, mejorar su disciplina y educarlos en temas de salud y estilo de vida. Los trabajadores de la sanidad se beneficiarán también de flujos clínicos, herramientas de evaluación y soluciones de estación de trabajo más eficientes.

Por último, el progreso en el desarrollo de la tecnología de IA continuará impulsando una experiencia sanitaria más personalizada con medicina de precisión avanzada y terapias farmacológicas dirigidas. En farmacia, por ejemplo, los investigadores pueden dirigir mejor sus tratamientos farmacológicos aplicando el análisis de IA a la secuenciación genómica, sensores médicos, historias clínicas electrónicas y otros datos de individuos con el mismo diagnóstico. Esto permitirá a los profesionales sanitarios identificar subconjuntos de pacientes con defectos genéticos similares y, a su vez, mejorar los resultados desarrollando fármacos específicos para las necesidades de estos pacientes.

8. La computación ambiental nos rodea:
El IoT seguirá madurando a medida que los fabricantes de dispositivos perfeccionen las entradas de datos de los usuarios. El procesamiento del lenguaje natural (NLP) y el refuerzo multilente cambiarán la experiencia del usuario tal y como la conocemos. Múltiples dispositivos responderán al unísono a una consulta de voz. Y, a medida que mejoren los sensores, se enriquecerán las experiencias con más oportunidades para interactuar con el dispositivo, pero también para llevar a cabo las tareas antiguas de nuevas formas, como desplazarse, seleccionar o proporcionar feedback al dispositivo.

A medida que cambia la interfaz del usuario, nuestras interacciones con el dispositivo serán automáticamente más naturales y más seguras. Y, a medida que aumente la adopción, comenzaremos a ver más extremos «conectados»: del coche conectado a la ciudad conectada e incluso más allá.

El año pasado predijimos que el 5G seguiría transformando la computación personal. Doblamos la apuesta: la conectividad mediante tecnologías como el 5G y WiFi harán posibles velocidades de conexión aún mayores para que podamos cargar el sistema con más cosas sin ralentizarlo. Y las nanotecnologías harán que los fabricantes de dispositivos instalen antenas increíblemente rápidas en los nuevos productos para ofrecer productos conectados con mejor rendimiento en tamaños mucho más pequeños.

9. El nuevo entretenimiento:
A medida que la reproducción en tiempo real comienza a ser un referente en fotorrealidad (lo cual ya está ocurriendo), esperamos nuevas formas de películas interactivas donde el usuario puede elegir ser parte de la historia y experimentarla en primera persona. Esto ya es posible en juegos para PC de alto presupuesto, donde la experiencia es en mayor parte cinemática y el usuario debe tomar decisiones que afectarán a la narrativa. Pronto habrá grandes novedades en el campo del entretenimiento pasivo-a-interactivo.

Al tiempo que el contenido inmersivo llega a la pequeña pantalla, también veremos un auge en pantallas wearable económicas que ampliarán la experiencia del PC y el teléfono móvil. No solo la pantalla proporcionará una experiencia de visualización mayor en comparación con un teléfono móvil, los usuarios también disfrutarán de visualizaciones privadas en público. Será el primer paso hacia el metaverso.

También esperamos monitores enrollables o flexibles que cambiarán el modo y lugar de disfrutar entretenimiento al consumidor. En un futuro más lejano, puede que veamos monitores «emergentes» enrollados que ofrezcan una visualización excelente en cualquier espacio: del tren al trabajo y más. Los usuarios desplegarán la pantalla cuando la necesiten y volverán a enrollarla y guardarla cuando no se use. Los monitores del futuro albergarán productividad y colaboración remota, pero también servirán como centro de entretenimiento, para jugar y para conectar con los seres queridos con audio y vídeo de la mayor calidad.

Pero, espera, todavía hay más. Podemos esperar convertirnos en una parte menos pasiva de las experiencias de entretenimiento, y desde programas de entrevistas de televisión hasta la última tragicomedia pueden realmente desarrollarse, o que lo parezca, en nuestros propios hogares. Surgirán experiencias de realidad combinada como esta.

10. Que comience el juego:
Por último, pero no menos importante, al igual que el entretenimiento en general, esperamos que la experiencia en los juegos sea cada vez más inmersiva. Cada vez más, las pantallas portátiles y los sistemas operativos van de la mano con rendimiento y rentabilidad mejorados.

Las recientes mejoras en conectividad lograrán gráficos de alta fidelidad y baja latencia para conseguir juegos más realistas que reproduzcan los movimientos físicos mientras juegas con auriculares. Este es el sector que más recientemente se ha unido a la tendencia general, pero no el último. A medida que la RA vaya madurando, los jugadores comenzarán a experimentar el contenido de los juegos en sus propios entornos. Imagina estar jugando al tenis en una cancha real, pero en el salón de tu casa. A medida que la experiencia del metaverso continúa creciendo, prevemos un gran boom en los juegos, la socialización y las compras a través de esta plataforma, con librerías de software más sofisticadas que reúnan las tres cosas en un mismo lugar para disfrutar más de los juegos.

Pero ten paciencia. Si bien avanzaremos hacia estas funcionalidades durante los próximos 12 meses, todavía faltan unos años hasta que podamos predecir con confianza que todas ellas están en el horizonte.