0 0
Todavía no hay productos en tu cesta
0 0
Mi cesta
Todavía no hay productos en tu cesta
  1. Inicio
  2. Blog
  3. OPPO Reno8 Pro: un móvil que apunta alto

OPPO Reno8 Pro: un móvil que apunta alto

Lanzado a finales de agosto en París, el OPPO Reno8 Pro está a la altura, en muchos aspectos, a los flagships de otras compañías. Analizamos, en este artículo, las cualidades de un móvil que destaca por su diseño, pero también por su rendimiento y pantalla.

Se mire por donde se mire, el OPPO Reno8 Pro es un teléfono bonito. Dis- ponible en negro o verde vidriado, es un móvil que se deja coger, que se adapta muy bien a nuestra mano, que invita a pasar un buen rato con él y que no pesa. De hecho, desde la compañía, aseguran que es el Reno más delgado hasta la fecha, con tan solo 7,3mm de grosor y un peso de 183g. Sin embargo, sí que hemos notado que en alguna circunstancia el teléfono se resbalaba.

En la parte delantera, encontramos la pantalla AMOLED de 6,7" con resolución Full HD+ 2412x1080 píxeles y protegida por Gorilla Glass 5. Tiene una ratio del 93,4%, lo que nos da la sensación de pantalla infinita que se aprovecha al máximo. En la parte superior central encontramos también el pequeño orificio para la cámara frontal.

En cuanto a la parte trasera, nos encontramos este verde vidriado que, como hemos mencionado, le da una belleza característica pero que, sin embargo, nos da cierta sensación de fragilidad y se mancha casi con tan solo mirarlo (intuimos que en la versión en negro más que en la verde que hemos probado). Algo que nos puede poner de los nervios si somos algo quisquillosos, pero que podremos solucionar poniendo una simple funda.

En esta zona trasera, encontramos también el módulo de cámaras que se eleva para "arropar" las tres cámaras y el flash, de manera que estas no sobresalen porque lo hace el módulo completo y no encontramos diferentes alturas como en otros modelos. Un módulo de cámaras que, en general, destaca por su gran tamaño. Sobre todo, porque tanto gran angular como ultra gran angular y flash se ven algo desproporcionados.

Siguiendo la línea de OPPO, en el lateral derecho encontramos el botón de bloqueo y, en el izquierdo, el de los volúmenes. El lector de huellas se encuentra en la parte frontal, debajo de la pantalla, funcionando perfectamente durante toda la prueba, aunque quizá nosotros lo hubiésemos centrado algo más, como en otros modelos. Tampoco cuenta con conector de auriculares (algo que personalmente no termina de convencerme), y el USB C se encuentra en la parte inferior, junto con la ranura de la dual SIM. Llegados a este punto, hay que avisar que el OPPO Reno8 Pro no ofrece la posibilidad de ampliar la memoria con una tarjeta microSD, por lo que deberán bastarnos los 256GB de serie con los que viene.

Destacar, por último, en este aspecto, que el teléfono no cuenta con certificado de resistencia contra el polvo o las salpicaduras de agua. Algo que nos chirría un pelín para un móvil de este nivel que busca más la gama alta que la media.

Adentrándonos
Como hemos mencionado anteriormente, el OPPO Reno8 Pro destaca por el aprovechamiento de su pantalla y unos biseles casi nulos, genial para consumir todo tipo de contenido. Pero también lo hace por la calidad de su panel AMOLED. Y es que nos encontramos con una densidad de píxeles de 394ppp, lo que permite una gran nitidez. Además, la pantalla del OPPO Reno8 Pro permite visualizar contenido en HDR10, HDR10+ y HLG, y calibrar los colores en función de diferentes modos. Asimismo, en la función vídeo, podemos potenciar los colores para que estos se vean con más vida, aunque algo más saturados.

oppo_reno8_26637_20230113064142.png (750×500)



Con todo, la sensación que nos ha dado es que el móvil es capaz de adaptar su brillo perfectamente, tanto a las situaciones con mucha luz como con menos. En nuestra prueba no nos hemos encontrado ninguna situación en la que no hayamos obtenido buenos resultados (en principio tiene 950 nits de valor máximo y 500 nits en su valor normal).

También destaca su tasa de refresco adaptativa, que puede llegar hasta los 120 Hz. Con ella, pese a que no cuenta con refresco LTPO, OPPO ofrece una experiencia de uso agradable y fluida. El teléfono es el que decide la tasa de refresco en función de la aplicación que se está usando, aunque la mayoría de veces se apuesta por los 120Hz. A ello se le añade un muestreo táctil de 125Hz, y de 360Hz si estamos en modo juego. Si a los excelentes resultados de la pantalla le añadimos el panel del sonido, nos encontramos con una combinación muy interesante. En general, tanto en el uso de auriculares con Bluetooth como con el altavoz estéreo dual (uno en la parte interior y otro en el auricular de llamada, en la parte superior), el desempeño es muy bueno, con lo que disfrutaremos de la experiencia de ver una película o de jugar gracias a la pantalla, pero, también, del sonido. Podemos escoger, asimismo, entre diferentes modos de sonido con el ecualizador y seguramente no tendremos problemas con la conectividad del Bluetooth. No obstante, es compatible con los códecs SBC, AAC, LHDC, aptX HD y LDAC.

Es la hora de entrar en el rendimiento, que ya os adelantamos que es de lujo. Incorpora el MediaTek Dimensity 8100-MAX, con el que podemos jugar disfrutando de una experiencia excelente en todo momento, obteniendo grandes gráficos, una gran fluidez y evitando cualquier lag. En términos generales, mientras jugamos, el móvil no se calienta mucho, pero sí lo hace en caso de que lo estemos cargando y jugando a la vez.

Aparte del procesador, hay que destacar también los 8GB de RAM y la batería, compuesta por dos celdas de 2.250mAh cada una, con lo que el teléfono tiene una capacidad de 4.500 mAh (la misma que su hermano menor OPPO Reno8). En términos generales, el desempeño de la batería es normal (se nota la pantalla de 6,4" y los 120Hz). Nos durará más o menos en función de la tralla que le demos, pero, afortunadamente, cuenta con un gran as en la manga: su carga ultrarápida. Y es que, gracias al cargador con carga rápida SuperVOOC 80W, podemos tener el 50% de la batería en aproximadamente un cuarto de hora, y el 100% en unos 40 minutos. Algo a lo que es muy fácil acostumbrarse, y que cada vez demandaremos más. Lástima que sigamos sin ver la carga inalámbrica.

oppo_reno8_26637_20230113064133.png (750×500)