0 0
Todavía no hay productos en tu cesta
0 0
Mi cesta
Todavía no hay productos en tu cesta
  1. Inicio
  2. Blog
  3. Reduce la factura de la calefacción con un simple gesto gracias a SPC 

Reduce la factura de la calefacción con un simple gesto gracias a SPC 

Entre sus recomendaciones se encuentran la de evitar cubrir los radiadores para que estos puedan distribuir el calor de una forma correcta por la estancia e instalar las válvulas inteligentes, que te permitirán regular la temperatura de cada habitación de forma independiente, atendiendo a tus necesidades. Y lo mejor de todo es que puedes realizarlo cómodamente desde tus dispositivos electrónicos a través de la aplicación SPC IoT.

El gasto medio en gas natural depende de factores como el clima o el tipo de tarifa contratada por cada hogar, pero suele estar entre los 1080 y los 2.820 euros al año, según un estudio del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) que analiza el consumo y el precio medio anual. Tras seis meses de contención y con varios temporales anunciados por la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), la subida del precio diario del Mercado Ibérico del Gas ha provocado que la factura del gas se haya vuelto a convertir en una de las principales preocupaciones de las familias.

En este contexto, los españoles vuelven a buscar diferentes fórmulas de ahorro que les permitan continuar calentando sus hogares sin que el precio de la factura de la calefacción siga elevándose. Por ello, es posible que caigan en mitos o prácticas que no son del todo eficientes como la falsa creencia de que es más barato poner la calefacción a baja temperatura durante todo el tiempo cuando, realmente, es más recomendable que se apague una vez se alcanza una sensación térmica agradable. Los expertos de SPC, la marca española de tecnología de consumo, desgranan una serie de recomendaciones en las que tecnología juega un papel diferencial para reducir el consumo de energía durante el invierno y controlar la factura del gas:

Cuida de tus radiadores para asegurar su correcto funcionamiento: purgar los radiadores antes de poner en funcionamiento el sistema de calefacción cada invierno es fundamental para asegurar de que calientan las estancias de forma correcta y eficiente. Además, se recomienda no taparlos ya que empeorarán la irradiación de calor y necesitarán utilizar más energía para calentar la misma estancia.

Válvulas inteligentes, el desconocido gadget tecnológico que se convertirá en el must de esta temporada: la recomendación general de ajustar la temperatura de cada vivienda a 20ºC durante el día y 16ºC en el caso de las noches es más fácil de cumplir gracias a la tecnología. El uso de accesorios como los termostatos inteligentes que permiten controlar la temperatura de la calefacción de una forma sencilla desde el smartphone es cada vez más generalizado, pero este tipo de dispositivos no son los únicos que pueden ayudar a controlar el consumo.

De hecho, cada rincón del hogar puede tener una temperatura dependiendo de factores como la orientación o localización exterior-interior, por lo que la utilización de otros gadgets que tengan en cuenta estos condicionantes más concretos es fundamental. Pese a que su uso no es tan habitual como el de los termostatos, las válvulas inteligentes como la SPC VESTA STARTER KIT permiten gestionar la temperatura de cada estancia en la que hay un radiador de manera mucho más precisa y fácil para que el consumo de energía sea el estrictamente necesario y se reduzca considerablemente.

Este dispositivo permite controlar la temperatura de cada habitación atendiendo al uso que se le da, estableciendo una temperatura más baja o, incluso, apagar aquellas que no forman parte del día a día de la familia y dotar de mayor confortabilidad las que más se utilizan. Además, al tratarse de una válvula inteligente, la gestión de la temperatura puede hacerse en tiempo real desde cualquier parte gracias a la app SPC IoT desde el smartphone o la tablet.

Distribuye los muebles de manera inteligente: la ubicación de sofás y asientos no es algo baladí, ya que, más allá del diseño, tiene un impacto real en la calidez de una habitación. La colocación de este tipo de mobiliario en paredes interiores es clave para acumular calor en la vivienda y minimizar la dependencia de la calefacción.

Revisa el aislamiento de las puertas y ventanas de tu casa para evitar fugas de energía: la temperatura entre el interior y el exterior de la vivienda varía sustancialmente generando corrientes de aire que pueden hacer que se pierda en torno a un 5% del calor por las puertas. Además, según la IDAE hasta un 30% de las necesidades de calefacción vienen causadas por las pérdidas que causan las ventanas. Instalar burletes que tapen el desnivel entre la puerta y el suelo, hacer uso de alfombrillas o esterillas y valorar un cambio de cristales de las ventanas en caso de que sean muy antiguas es otro de los gestos que pueden ayudar a ahorrar energía.

El precio de la energía está viviendo una volatilidad nunca antes experimentada, incidiendo de manera negativa en la situación de inflación a la que se enfrentan las familias españolas y que está limitando su poder adquisitivo. Por ello, llevar a cabo pequeños gestos en nuestro día a día e incorporar dispositivos inteligentes a nuestros hogares es clave para el control de la factura en los meses de frío que se avecinan.